Usamos cookies en este sitio web para nuestros propios fines comerciales, incluido el seguimiento de sus gustos y la recopilación de estadísticas para analizar cómo se utiliza nuestro sitio web. Al usarlo, acepta que se almacena una cookie.

El cuidado de mis lentes

Hoya Vision looking after my lenses hand holding glasses

Qué hacer para cuidar las lentes

  • Limpie sus lentes y montura regularmente con agua tibia y una gota de jabón líquido suave. 
  • Seque sus lentes con un paño suave de microfibra que seguramente le habrá dado su óptico.
  • Evite que sus gafas entren en contacto con detergentes del hogar y productos de belleza como lacas y perfumes. Estos pueden dañar las lentes y sus tratamientos.
  • Utilice las dos manos para ponerse y quitarse las gafas.
  • Guarde las gafas en un estuche rígido, que le habrá facilitado su óptico. 
  • Pregunte a su óptico por los tratamientos antirreflejantes y resistentes a los arañazos de Hoya Visión que garantizan la comodidad, el rendimiento y la durabilidad.
  • Sujete las gafas por el puente, no por las varillas.

Si mantiene sus gafas limpias y en buenas condiciones, reducirá el desgaste y aumentará su duración. Pero, además, también proporcionarán una mejor experiencia visual.

Qué no hacer para cuidar las lentes

  • No limpie sus gafas con pañuelos, papel de cocina o servilletas de papel. Con frecuencia contienen fibras de madera que pueden dañar permanentemente la superficie de las lentes.
  • No limpie las lentes con una toalla que se ha lavado con suavizante, puesto que esto puede dejar una capa borrosa en sus lentes.
  • No use saliva para limpiar las lentes, esta puede contener grasa u otras sustancias dañinas para las lentes. Compre un pequeño bote de limpiador de lentes y llévelo cuando esté fuera de casa.
  • No apoye sus gafas en superficies calientes como hornos o radiadores, tampoco las deje en el coche en verano.
  • No apoye las gafas sobre el lado curvo de las lentes. Esto podría dañar el tratamiento y causar arañazos.
  • No se ponga las gafas en la cabeza. Esto puede desajustar la montura y afectar la posición en la que caen las lentes frente a sus ojos.